New York Photo Diary

Con el caos que suele preceder a las fiestas, casi se nos olvida compartir con vosotros una nueva píldora de lo que ha sido nuestro último viaje del año. Porque si con algo nos quedamos de 2014 es, sin lugar a dudas, con los viajes. Definitivamente, han valido la pena todas esas semana previas de echarle horas al día para podernos escapar a descubrir lugares increíbles, en gran parte (grandísima) gracias a los buenos amigos que hemos visitado en cada una de ellas.

Esta vez el destino fue Nueva York. Así que, aquí estamos de nuevo con un resumen en 10 fotografías de los mejores momentos de este viaje.

brooklyn-bridge

Como buenos turistas, una de nuestras primeras actividades fue cruzar Brooklyn Bridge. Una experiencia que creemos es muchos mejor si se hace con el estómago lleno después de una increible pizza en Grimaldi’s, y al atardecer, para llegar de nuevo a Manhattan mientras despiertan las luces de la ciudad. Ojito con pararse a hacer fotos, los ciclistas no tienen mucha paciencia…

katzs

Pastrami, queso suizo, chucrut y aliño ruso son los ingredientes del ‘Reuben’

Supongo que nos creéis cuando decimos que muchos de nuestros planes estaban organizados en función de dónde íbamos a comer. Pero necesitaríamos un post entero para hablar con detalle de lo que fue nuestra dieta neoyorkina. La primera noche, después de luchar contra el jetlag en un concierto, Nueva York nos recibió con el Reuben Sandwich de Katz’s, una explosión de pastrami deliciosa y mortal a partes iguales.

central-park-skyline

Nueva York al atardecer desde Central Park.

Por suerte las largas caminatas nos ayudaron a equilibrar los excesos gastronómicos. En especial el día que nos cruzamos la ciudad en bicicleta de arriba a abajo y de izquierda a derecha –con vuelta incluida por Central Park y misión suicida en Times Square–, que puede que nos quitara los kilos de más y el miedo a morir atropellados, pero nos dejó un dolor en el culo durante días.

soho

Los edificios del Soho nos tienen enamorados

En el Soho fue donde encontramos el local en alquiler perfecto para montar nuestra sucursal de MEITS New York (ojalá), bien cerquita de la antigua Vesuvio Bakery (ahora Birdbath Neighborhood Green) para deleitarnos cada día con una de las mejores cookies de la ciudad.

thanksgiving-macys

Finn y Jake, preparados para volar en el tradicional desfile de Acción de Gracias de Macy’s.

A pesar del frío, viajar a finales de Noviembre tuvo sus ventajas ya que disfrutamos del despliegue navideño sin (apenas) aglomeraciones, de un intento de cena con pavo en Acción de Gracias y de la sensación de quemar el plástico un Black Friday de madrugada.

bloody-mary

¡Marchando un Bloody Mary customizado!

Otra de las cosas a las que podríamos acostumbrarnos: inaugurar el fin de semana con un buen brunch, de esos que incluyen pancakes, sirope y bacon. Y mucho Bloody Mary. En Lexington Brass puedes customizarlo a tu gusto, así que nos decantamos por darle un toque mexicano al nuestro, añadiendo Cholula y cilantro.

union-sq-market

Los fines de semana hay Farmer’s Market en Union Square

Cuando se acercan las fiestas, la ciudad se llena de mercadillos navideños y el de Union Square parecía cruzarse siempre en nuestras rutas. ¡Qué placer perderse entre artesanía y ese olor continuo a chocolate caliente y chucherías recién hechas!

julian-casablancas

Julian, allá donde vayas te seguiremos

El día que más cansados acabamos fue el día en que por la noche debíamos darlo todo en el concierto de Julian Casablancas en Manhattan Centre. Nos tuvo de pie durante dos teloneros y saltando sin parar durante las 2 horas de concierto en compañía de The Voidz, pero ¡vaya si valió la pena!

phone

La cabina de Crif Dogs es la puerta mágica a una coctelería secreta

Si de algo estamos orgullosos es de habernos podido sentir como auténticos neoyorkinos gracias a la sabiduria de Xavi, que nos descubrió el increible mundo de los speakeasy. Uno de los más especiales fue Please Don’t Tell, al que arrastramos nuestros cuerpos agotados después del concierto para disfrutar por fin de un buen hot dog. Quién nos iba a decir que la vieja cabina empotrada en la pared de ese pequeño local llamado Crif Dogs era la clave para acceder a una coctelería secreta con brevajes refinados y hot dogs gourmet… Bueno, quizás, la gente engalanada haciendo cola ya te puede dar alguna pista.

grand-central

La estación Grand Central

Los últimos días, aprovechamos para tachar de la lista todos aquellos sitios de interés que habíamos dejado olvidados en favor de otros planes menos turísticos. La Biblioteca Pública de Nueva York, la subida a Top of The Rock o la bulliciosa Grand Central fueron algunas de nuestras paradas obligatorias. Las bajas temperaturas nos hicieron entretenernos un rato de más en el nuevo Apple Store que preside la estación, y ahí en uno de los todopoderosos iMac podéis encontrar nuestra selfie como prueba del delito.

1 Comment
  • Scarlett

    Enero, 2015 a las 19:54 Responder

    Qué chulada!!! Yo quiero ir!!!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR