DIY: Un calendario de adviento con SelfpackagingDIY: Un calendario de adviento con SelfpackagingDIY: Un calendario de adviento con Selfpackaging

¡Sí, sí, sí! Os traemos la primera entrada DIY de MEITS y como no podía ser de otra forma, tiene que ver con mucho craft y cosas dulces.

Les teníamos echado el ojo a los kits de calendario de adviento de Selfpackaging desde hacía unos días así que aprovechamos un día de descuentos especiales y nos hicimos con el nuestro. La verdad es que no podía ser más mono, con sus figuritas de fieltro, las estrellas de cartulina, varias etiquetas troqueladas, y lo más importante… ¡los números!

¡Sí, sí, sí! Os traemos la primera entrada DIY de MEITS y como no podía ser de otra forma, tiene que ver con mucho craft y cosas dulces.

Les teníamos echado el ojo a los kits de calendario de adviento de Selfpackaging desde hacía unos días así que aprovechamos un día de descuentos especiales y nos hicimos con el nuestro. La verdad es que no podía ser más mono, con sus figuritas de fieltro, las estrellas de cartulina, varias etiquetas troqueladas, y lo más importante… ¡los números!

¡Sí, sí, sí! Os traemos la primera entrada DIY de MEITS y como no podía ser de otra forma, tiene que ver con mucho craft y cosas dulces.

Les teníamos echado el ojo a los kits de calendario de adviento de Selfpackaging desde hacía unos días así que aprovechamos un día de descuentos especiales y nos hicimos con el nuestro. La verdad es que no podía ser más mono, con sus figuritas de fieltro, las estrellas de cartulina, varias etiquetas troqueladas, y lo más importante… ¡los números!

DSC_0416

Nos pusimos manos a la obra añadiendo al kit todo lo que pudimos encontrar: sobres tamaño tarjeta, hojas de scrapbook y papeles de diferentes materiales y tonos. Incluso le robamos unas tijeras de troquel magníficas a mamá Marta… Porque ¿para qué cortar recto cuando puedes hacer unos zigzags estupendos? Y como somos muy apañaos, también utilizamos los propios materiales en los que venían las cositas del kit. Exacto, los sobres transparentes y los tarjetones en color craft.

DSC_0411

Pero todos sabemos que lo verdaderamente importante en un calendario de adviento es el interior, y ésta es la selección de chucherías de la que disfrutaremos durante 24 maravillosos días, porque no sólo de chocolate vive el hombre.

Aprovechamos para darle las gracias a Betty por sus servicios como modelo de manos.

DSC_0499

Recorta, pega, haz un lazo por aquí y otro por allá… Así hemos invertido algunas de nuestras horas de la semana pasada.

DSC_0420 DSC_0504 DSC_0421

Una vez construidos los 24 sobres (con sus respectivos rellenos) y mucho pensar dónde íbamos a poner nuestra obra de arte, secuestramos un cesto de mimbre, de esos planitos para poner la ropa planchada y lo usamos a modo de marco, porque no había marco en la faz de la tierra con tamaño suficiente para montar todo esto. Y al final, resultó que el cesto fue más cómodo porque nos ahorramos los clavos y los tornillos.

DSC_0508

Un poco de cordel, 24 minipinzas y.. ¡Voilà!

DSC_0519 DSC_0513

DSC_0416

Nos pusimos manos a la obra añadiendo al kit todo lo que pudimos encontrar: sobres tamaño tarjeta, hojas de scrapbook y papeles de diferentes materiales y tonos. Incluso le robamos unas tijeras de troquel magníficas a mamá Marta… Porque ¿para qué cortar recto cuando puedes hacer unos zigzags estupendos? Y como somos muy apañaos, también utilizamos los propios materiales en los que venían las cositas del kit. Exacto, los sobres transparentes y los tarjetones en color craft.

DSC_0411

Pero todos sabemos que lo verdaderamente importante en un calendario de adviento es el interior, y ésta es la selección de chucherías de la que disfrutaremos durante 24 maravillosos días, porque no sólo de chocolate vive el hombre.

Aprovechamos para darle las gracias a Betty por sus servicios como modelo de manos.

DSC_0499

Recorta, pega, haz un lazo por aquí y otro por allá… Así hemos invertido algunas de nuestras horas de la semana pasada.

DSC_0420 DSC_0504 DSC_0421Una vez construidos los 24 sobres (con sus respectivos rellenos) y mucho pensar dónde íbamos a poner nuestra obra de arte, secuestramos un cesto de mimbre, de esos planitos para poner la ropa planchada y lo usamos a modo de marco, porque no había marco en la faz de la tierra con tamaño suficiente para montar todo esto. Y al final, resultó que el cesto fue más cómodo porque nos ahorramos los clavos y los tornillos.

DSC_0508

Un poco de cordel, 24 minipinzas y.. ¡Voilà!

DSC_0519 DSC_0513

DSC_0416

Nos pusimos manos a la obra añadiendo al kit todo lo que pudimos encontrar: sobres tamaño tarjeta, hojas de scrapbook y papeles de diferentes materiales y tonos. Incluso le robamos unas tijeras de troquel magníficas a mamá Marta… Porque ¿para qué cortar recto cuando puedes hacer unos zigzags estupendos? Y como somos muy apañaos, también utilizamos los propios materiales en los que venían las cositas del kit. Exacto, los sobres transparentes y los tarjetones en color craft.

DSC_0411

Pero todos sabemos que lo verdaderamente importante en un calendario de adviento es el interior, y ésta es la selección de chucherías de la que disfrutaremos durante 24 maravillosos días, porque no sólo de chocolate vive el hombre.

Aprovechamos para darle las gracias a Betty por sus servicios como modelo de manos.

DSC_0499

Recorta, pega, haz un lazo por aquí y otro por allá… Así hemos invertido algunas de nuestras horas de la semana pasada.

DSC_0420 DSC_0504 DSC_0421

Una vez construidos los 24 sobres (con sus respectivos rellenos) y mucho pensar dónde íbamos a poner nuestra obra de arte, secuestramos un cesto de mimbre, de esos planitos para poner la ropa planchada y lo usamos a modo de marco, porque no había marco en la faz de la tierra con tamaño suficiente para montar todo esto. Y al final, resultó que el cesto fue más cómodo porque nos ahorramos los clavos y los tornillos.

DSC_0508

Un poco de cordel, 24 minipinzas y.. ¡Voilà!

DSC_0519 DSC_0513

1 Comment
  • SelfPackaging

    Diciembre, 2013 a las 11:03 Responder

    Ahhhggg!!! Pero qué bonitismo por favor! Nos rechifla, no nos podría rechiflar más ni siendo argentinos!
    Felicidades, de verdad!

Deja un comentario