#FREEINSTAPRINTER: un tutorial, una app y una causa

Hace un tiempo descubrimos y compartimos con vosotros un aparatito llamado Instaprint, una impresora pensada exclusivamente para imprimir las fotos de Instagram compartidas bajo un hashtag en concreto. El aparatito en cuestión ha sido la estrella en eventos mundialmente reconocidos como Coachella o Tribeca Film Festival así como las fiestas más ‘in’ de las Fashion Weeks de todo el mundo substituyendo al clásico y recurrido photobooth.

La idea es buena, muy buena, y a muchos de nosotros nos encantaría bautizar nuestras fiestas con un hashtag molón y utilizar Instaprint para nuestro disfrute y el de nuestros invitados… pero no creo que nuestro presupuesto pudiera incluir los 5.000 $ que cuesta tener un set de 4 maquinitas en nuestra posesión durante apenas unas horas.

READ MORE

#FREEINSTAPRINTER: un tutorial, una app i una causa #FREEINSTAPRINTER: un tutorial, una app y una causa #FREEINSTAPRINTER: un tutorial, una app i una causa

Fa un temps vam descobrir i compartir amb vosaltres un petit aparell anomenat Instaprint, una impressora pensada exclusivament per imprimir les fotos d’Instagram Instagram sota un hashtag en concret. L’aparell en qüestió ha estat l’estrella en esdeveniments mundialment reconeguts com Coachella o el Tribeca Film Festival i les festes més ‘in’ de les Fashion Weeks de tot el món, substituint al clàssic i recorregut Photobooth.

La idea és bona, molt bona, i a molts de nosaltres ens encantaria batejar les nostres festes amb un hashtag guai i utilitzar Instaprint per al nostre gaudi i el dels nostres convidats… però no crec que el nostre pressupost pogués incloure els 5.000 $ que suposa tenir un set de 4 maquinetes en la nostra possessió durant mig dia.

Però no tot està perdut, perquè hi ha gent estupenda pel món que pensa en les nostres butxaques i crea alternatives per amor a l’art. Així neix Insta Printer, una aplicació web desenvolupada gratuïtament per Lee Martin a partir de la tècnica que va utilitzar per dur a terme un altre projecte. Aquesta app utilitza una combinació de Google Chrome i Google Cloud Print  que et permet configurar la impressora que trieu per imprimir les fotos d’Instagram etiquetades amb un hashtag específic, en temps real i amb els costos mínims de tinta i paper. Sona bé, no? Des del seu blog, Martin anima qualsevol developer a utlitzar la seva explicació per desenvolupar una aplicació semblant o et facilita l’ enllaç de descàrrega de la seva.

Però no tot és tan bonic com ens agradaria. El funcionament d’Insta Printer xoca amb els límits d’Instagram que només permet 30 subscripcions en temps real en qualsevol punt donat, el que limitaria l’ús de l’app a 30 usuaris a la vegada. Per poder llançar una app que funcioni al 100%, el seu autor ens demana que fem una foto i la etiquetem amb el hashtag #freeinstaprinter per mostrar el seu suport al projecte, t’animes?Hace un tiempo descubrimos y compartimos con vosotros un aparatito llamado Instaprint, una impresora pensada exclusivamente para imprimir las fotos de Instagram compartidas bajo un hashtag en concreto. El aparatito en cuestión ha sido la estrella en eventos mundialmente reconocidos como Coachella o Tribeca Film Festival así como las fiestas más ‘in’ de las Fashion Weeks de todo el mundo substituyendo al clásico y recurrido photobooth.

La idea es buena, muy buena, y a muchos de nosotros nos encantaría bautizar nuestras fiestas con un hashtag molón y utilizar Instaprint para nuestro disfrute y el de nuestros invitados… pero no creo que nuestro presupuesto pudiera incluir los 5.000 $ que cuesta tener un set de 4 maquinitas en nuestra posesión durante apenas unas horas.

Pero no todo está perdido, porque existe gente estupenda por el mundo que piensa en nuestros bolsillos y crea alternativas por amor al arte. Así nace Insta Printer, una aplicación web desarrollada gratuitamente por Lee Martin a partir de la técnica que utilizó para llevar a cabo otro proyecto. Esta app utiliza una combinación de Google Chrome y Google Cloud Print que te permite configurar la impresora que tu elijas para imprimir las fotos de Instagram etiquetadas con un hashtag específico, en tiempo real y con los costes mínimos de tinta y papel. Suena bien, ¿no? Desde su blog, Martin anima a cualquier developer a utlizar su explicación para desarrollar una aplicación semejante o te facilita el enlace de descarga de la suya.

Pero no todo es tan bonito como nos gustaría. El funcionamiento de Insta Printer choca con los límites de Instagram que sólo permite 30 suscripciones en tiempo real en cualquier punto dado, lo que limitaría el uso de la app a 30 usuarios a la vez. Para poder lanzar una app que funcione al 100%, su autor nos pide que saquemos una foto y la etiquetemos con el hashtag #freeinstaprinter para mostrar su apoyo al proyecto ¿te animas?Hace un tiempo descubrimos y compartimos con vosotros un aparatito llamado Instaprint, una impresora pensada exclusivamente para imprimir las fotos de Instagram compartidas bajo un hashtag en concreto. El aparatito en cuestión ha sido la estrella en eventos mundialmente reconocidos como Coachella o Tribeca Film Festival así como las fiestas más ‘in’ de las Fashion Weeks de todo el mundo substituyendo al clásico y recurrido photobooth.

La idea es buena, muy buena, y a muchos de nosotros nos encantaría bautizar nuestras fiestas con un hashtag molón y utilizar Instaprint para nuestro disfrute y el de nuestros invitados… pero no creo que nuestro presupuesto pudiera incluir los 5.000 $ que cuesta tener un set de 4 maquinitas en nuestra posesión durante apenas unas horas.

Pero no todo está perdido, porque existe gente estupenda por el mundo que piensa en nuestros bolsillos y crea alternativas por amor al arte. Así nace Insta Printer, una aplicación web desarrollada gratuitamente por Lee Martin a partir de la técnica que utilizó para llevar a cabo otro proyecto. Esta app utiliza una combinación de Google Chrome y Google Cloud Print que te permite configurar la impresora que tu elijas para imprimir las fotos de Instagram etiquetadas con un hashtag específico, en tiempo real y con los costes mínimos de tinta y papel. Suena bien, ¿no? Desde su blog, Martin anima a cualquier developer a utlizar su explicación para desarrollar una aplicación semejante o te facilita el enlace de descarga de la suya.

Pero no todo es tan bonito como nos gustaría. El funcionamiento de Insta Printer choca con los límites de Instagram que sólo permite 30 suscripciones en tiempo real en cualquier punto dado, lo que limitaría el uso de la app a 30 usuarios a la vez. Para poder lanzar una app que funcione al 100%, su autor nos pide que saquemos una foto y la etiquetemos con el hashtag #freeinstaprinter para mostrar su apoyo al proyecto ¿te animas?

40 Days of Dating

Podría tratarse perfectamente de la trama de una película: dos mejores amigos que han tenido mala suerte en el amor deciden que podrían ser adecuados el uno para el otro. Ella es una romántica empedernida que se embarca en relaciones demasiado rápido. Él le tiene pánico al compromiso y acostumbra a salir con muchas mujeres al mismo tiempo.

READ MORE

40 Days of Dating40 Days of Dating40 Days of Dating

Podría tratarse perfectamente de la trama de una película: dos mejores amigos que han tenido mala suerte en el amor deciden que podrían ser adecuados el uno para el otro. Ella es una romántica empedernida que se embarca en relaciones demasiado rápido. Él le tiene pánico al compromiso y acostumbra a salir con muchas mujeres al mismo tiempo.

Jessica Walsh y Timothy Goodman son diseñadores gráficos, viven en Nueva York y se conocen desde hace tiempo, así que decidieron darse una oportunidad como pareja para explorar y superar sus miedos e inseguridades. Se dice que son necesarios 40 días para cambiar un mal hábito, por eso salieron durante 40 días y convirtieron su experiencia en un proyecto llamado 40 Days of Dating.

Podría tratarse perfectamente de la trama de una película: dos mejores amigos que han tenido mala suerte en el amor deciden que podrían ser adecuados el uno para el otro. Ella es una romántica empedernida que se embarca en relaciones demasiado rápido. Él le tiene pánico al compromiso y acostumbra a salir con muchas mujeres al mismo tiempo.

Jessica Walsh y Timothy Goodman son diseñadores gráficos, viven en Nueva York y se conocen desde hace tiempo, así que decidieron darse una oportunidad como pareja para explorar y superar sus miedos e inseguridades. Se dice que son necesarios 40 días para cambiar un mal hábito, por eso salieron durante 40 días y convirtieron su experiencia en un proyecto llamado 40 Days of Dating.

Podría tratarse perfectamente de la trama de una película: dos mejores amigos que han tenido mala suerte en el amor deciden que podrían ser adecuados el uno para el otro. Ella es una romántica empedernida que se embarca en relaciones demasiado rápido. Él le tiene pánico al compromiso y acostumbra a salir con muchas mujeres al mismo tiempo.

Jessica Walsh y Timothy Goodman son diseñadores gráficos, viven en Nueva York y se conocen desde hace tiempo, así que decidieron darse una oportunidad como pareja para explorar y superar sus miedos e inseguridades. Se dice que son necesarios 40 días para cambiar un mal hábito, por eso salieron durante 40 días y convirtieron su experiencia en un proyecto llamado 40 Days of Dating.

READ MORE

theQ Camera, la cámara social

Cada día se comparten más de 500 millones de fotos en la red gracias a ese listado infinito de redes sociales y apps que usamos sin control durante la jornada. No es de extrañar que ante tal avalancha, las tecnología de de toda la vida intente rascar un hueco en el medio social. Y esa es precisamente una de la razones por las que theQ Camera existe.

READ MORE

theQ Camera, la càmera socialtheQ Camera, la cámara socialtheQ Camera, the social camera

Cada dia es comparteixen més de 500 milions de fotos a la xarxa gràcies a aquest llistat infinit de xarxes socials i apps que fem servir sense control durant la jornada. No és estrany doncs que davant aquesta allau, les tecnologia de de tota la vida intenti rascar un buit en el medi social. I aquesta és precisament una de les raons per les quals theQ Camera existeix.

Joe, Brandon i Andrea van quedar una tarda per canviar el món i van posar la primera pedra del que ha acabat esdevenint theQ Camera, una càmera que puja automàticament totes les fotos que facis a la xarxa a través de la seva connexió 3G integrada. Les imatges s’emmagatzemen en un espai infinit anomenat theQ LAB des d’on pots compartir a Facebook, Twitter o Tumblr després d’escollir el filtre adequat.

TheQ Camera és producte d’un equip de ments escollides meticulosament, no únicament per les seves qualitats professionals sinó també perquè encaixen en l’estil de vida theQ. Artistes, músics, fotògrafs, dissenyadors i … skaters que aporten a la marca aquest look & feel tan californià i un disseny totalment escandinau.

L’aparell en si no té cap característica tècnica massa innovadora: un sensor d’imatge de 5 megapíxels, objectiu de focal fixa amb una distància equivalent a un 24 mil·límetres i una obertura de f/2.4 , enfocament manual, visor òptic, i quatre botons, literalment: un per fer les fotos amb flaix, un altre per fer-les sense flaix, un botó per guardar les fotos i un altre per compartir-les.

Però la càmera, tot i ser senzilla, té detalls molt cool que la fan atractiva: una àmplia varietat de colors i frases a triar, un original flaix anular amb llums LED que envolta tot l’objectiu i també funciona com temporitzador i indicador del nivell de bateria, o el fet de poder-la submergir en l’aigua fins a 1 metre de profunditat i que sigui resistent a la pols (??) .

L’única pega, com és costum amb la tecnologia, és el preu. Per 199 $ theQ Camera pot ser teva, i encara que el fet de fer fotos a l’aigua està molt bé, hauràs de valorar si val la pena desemborsar aquesta quantitat en una cosa que no ens ofereix res que el nostre smartphone no pugui fer ja. Tot tens fins al 30 de setembre per anar-ho pensant …Cada día se comparten más de 500 millones de fotos en la red gracias a ese listado infinito de redes sociales y apps que usamos sin control durante la jornada. No es de extrañar que ante tal avalancha, las tecnología de de toda la vida intente rascar un hueco en el medio social. Y esa es precisamente una de la razones por las que theQ Camera existe.

Joe, Brandon y Andrea quedaron una tarde para cambiar el mundo y pusieron la primera piedra de lo que ha acabado siendo theQ Camera, una cámara que sube automáticamente todas las fotos que hagas a la red a través de su conexión 3G integrada. Las imágenes se almacenan en un espacio infinito llamado theQ LAB desde donde puedes compartirlas en Facebook, Twitter o Tumblr tras elegir el filtro adecuado.

TheQ Camera es producto de un equipo de mentes escogidas meticulosamente, no únicamente por sus cualidades profesionales sino también porque encajan en el estilo de vida theQ. Artistas, músicos, fotógrafos, diseñadores y… skaters que aportan a la marca este look & feel tan californiano y un diseño totalmente escandinavo.

El aparato en sí no tienen ninguna característica técnica demasiado innovadora: un sensor de imagen de 5 megapíxeles, objetivo de focal fija con una distancia equivalente a un 24 milímetros y una apertura de f/2.4, enfoque manual, visor óptico, y cuatro botones, literalmente: uno para hacer las fotos con flash, otro para hacerlas sin flash, un botón para guardar las fotos y otro para compartirlas.

Pero la cámara, aunque sencilla, tiene detalles muy cool que la hacen golosa: una amplia variedad de colores y frases molonas a elegir, un original flash anular con luces LED que rodea todo el objetivo y también funciona como temporizador e indicador del nivel de batería, o el hecho de poderla sumergir en el agua hasta 1 metro de profundidad y que sea resistente al polvo (¿?).

La única pega, como viene siendo costumbre con la tecnología, es el precio. Por 199 $ theQ Camera puede ser tuya, y aunque lo de hacer fotos en el agua está muy bien, tendrás que valorar si vale la pena desembolsar esta cantidad en algo que no nos ofrece nada que nuestro smartphone no pueda hacer ya. Aun tienes hasta el 30 de Septiembre para irlo pensando…

Imágenes via theQ Camera

Cada día se comparten más de 500 millones de fotos en la red gracias a ese listado infinito de redes sociales y apps que usamos sin control durante la jornada. No es de extrañar que ante tal avalancha, las tecnología de de toda la vida intente rascar un hueco en el medio social. Y esa es precisamente una de la razones por las que theQ Camera existe.

Joe, Brandon y Andrea quedaron una tarde para cambiar el mundo y pusieron la primera piedra de lo que ha acabado siendo theQ Camera, una cámara que sube automáticamente todas las fotos que hagas a la red a través de su conexión 3G integrada. Las imágenes se almacenan en un espacio infinito llamado theQ LAB desde donde puedes compartirlas en Facebook, Twitter o Tumblr tras elegir el filtro adecuado.

TheQ Camera es producto de un equipo de mentes escogidas meticulosamente, no únicamente por sus cualidades profesionales sino también porque encajan en el estilo de vida theQ. Artistas, músicos, fotógrafos, diseñadores y… skaters que aportan a la marca este look & feel tan californiano y un diseño totalmente escandinavo.

El aparato en sí no tienen ninguna característica técnica demasiado innovadora: un sensor de imagen de 5 megapíxeles, objetivo de focal fija con una distancia equivalente a un 24 milímetros y una apertura de f/2.4, enfoque manual, visor óptico, y cuatro botones, literalmente: uno para hacer las fotos con flash, otro para hacerlas sin flash, un botón para guardar las fotos y otro para compartirlas.

Pero la cámara, aunque sencilla, tiene detalles muy cool que la hacen golosa: una amplia variedad de colores y frases molonas a elegir, un original flash anular con luces LED que rodea todo el objetivo y también funciona como temporizador e indicador del nivel de batería, o el hecho de poderla sumergir en el agua hasta 1 metro de profundidad y que sea resistente al polvo (¿?).

La única pega, como viene siendo costumbre con la tecnología, es el precio. Por 199 $ theQ Camera puede ser tuya, y aunque lo de hacer fotos en el agua está muy bien, tendrás que valorar si vale la pena desembolsar esta cantidad en algo que no nos ofrece nada que nuestro smartphone no pueda hacer ya. Aun tienes hasta el 30 de Septiembre para irlo pensando…

Mademoiselle Maurice

Mademoiselle Maurice es un artista francesa de 28 años. Estudió arquitectura en Lyon pero hace ya algunos años que reside en París, donde empezó su proyecto creativo.

Su museo es la calle y su lienzo cualquier superficie urbana en la que pueda instalar su obra, hecha a base de trabajados arcoiris de origami. Vietnam, Hong Kong, Lyon, Marsella… y por supuesto París, ya son testigos de sus creaciones coloristas.

READ MORE

Los posters de Tom Solo

En nuestros rutinarios paseos por Behance, nos topamos cone este set de posters que Mash Creative, un estudio gráfico londinense, ha diseñado en base a las fotografías de Tom Solo.

Ambos carteles se basan en una una misma fotografía, tomada en el Wacken Open Air (el festival de heavy metal más grande del mundo) a la que se le ha aplicado un filtro de semitono (si si ese que está en Photoshop, pero bien hecho). Bob Dylan y Kurt Cobain firman las citas en naranja y rosa fluor, serigrafiadas por Daniel Mather.

READ MORE

El cazador de tormentas

Mike Olbinski es fotógrafo de bodas, pero sólo en otoño, invierno y primavera. Y te preguntarás ¿por qué? Pues porque en verano está demasiado ocupado cazando tormentas.

El clima ha sido una especie de obsesión para él desde que era muy pequeño. Pero supongo que todo se ve con otros ojos si vives en un sitio como Arizona, donde después de meses y meses de calor llegan tormentas monzónicas, con masas de nubes increíbles y cantidades ingentes de rayos.

READ MORE

The storm chaserEl cazador de tormentasEl caçador de tempestes

Mike Olbinski és fotògraf de casaments, però només a la tardor, a l’hivern i a la primavera. I et preguntaràs, per què? Doncs perquè a l’estiu està massa ocupat caçant tempestes.

El clima ha estat una mena d’obsessió per a ell des que era molt petit. Però suposo que tot es veu amb uns altres ulls si vius en un lloc com Arizona, on després de mesos i mesos de calor arriben tempestes monsòniques, amb masses de núvols increïbles i quantitats ingents de llamps.

Mike Olbinski es fotógrafo de bodas, pero sólo en otoño, invierno y primavera. Y te preguntarás ¿por qué? Pues porque en verano está demasiado ocupado cazando tormentas.

El clima ha sido una especie de obsesión para él desde que era muy pequeño. Pero supongo que todo se ve con otros ojos si vives en un sitio como Arizona, donde después de meses y meses de calor llegan tormentas monzónicas, con masas de nubes increíbles y cantidades ingentes de rayos.

Mike Olbinski es fotógrafo de bodas, pero sólo en otoño, invierno y primavera. Y te preguntarás ¿por qué? Pues porque en verano está demasiado ocupado cazando tormentas.

El clima ha sido una especie de obsesión para él desde que era muy pequeño. Pero supongo que todo se ve con otros ojos si vives en un sitio como Arizona, donde después de meses y meses de calor llegan tormentas monzónicas, con masas de nubes increíbles y cantidades ingentes de rayos.

READ MORE

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR